Hispanidad

¿Qué es la Hispanidad? ¿Cómo entender la Hispanidad? Las respuestas a ambas cuestiones pueden ser múltiples aunque todas acabarían cruzándose, o al menos deberían, en un mismo punto.

En este día tan especial y de unión entre los hispanos de un lado del “charco” y del otro, quiero quedarme con la inmensa figura de un prohombre –leonés de nacimiento y toledano de adopción– que para mí es un magnífico ejemplo de Hispanidad.

Francisco Antonio de LORENZANA y Butrón.

Antes de sentarse en la silla arzobispal toledana (1772-1800), fue arzobispo de México. Su estancia en tierras americanas marcó y definió buena parte de su vida. Allí, aparte de llevar a cabo una intensa labor pastoral, de conocer en profundidad su diócesis y de preocuparse por la adecuada formación de los clérigos, procuró que los indígenas siempre fuesen tratados correctamente y fundó varias misiones, un hospital y una casa para niños abandonados. También en México impulsó distintas obras urbanísticas, convocó un concilio y escribió una edición –ampliada– de la «Historia de la Nueva España» del conquistador Hernán Cortés. Asimismo, cuando vino a Toledo trajo libros de América y distintas piezas mexicanas que formaron parte de un gabinete de Historia Natural y de un gabinete de antigüedades de cara a que fuesen conocidas por el público.

Esto es Hispanidad. Vínculos y lazos que trascienden el tiempo y las fronteras…la América hispánica no era DE España, sino que ERA España.

Por otro lado, no puedo negar que siento una especial predilección por este cardenal que para mí es el personaje ligado a la Historia de Toledo más importante del siglo XVIII.

Amén de lo expuesto, se postuló en contra de la esclavitud y de la Revolución Francesa, impulsó las llamadas «Descripciones de Lorenzana», abrió la Real Casa de Caridad (Toledo), promovió la construcción del hospital del Nuncio y del edificio de la Universidad de Toledo, favoreció obras públicas en la Ciudad Imperial y embelleció la catedral primada. Además, su labor cultural es sencillamente brutal siendo un personaje clave en lo que a la biblioteconomía y museología españolas se refiere, a lo que hay que sumar el desarrollo de iniciativas que casi nos recuerdan a la labor emprendida por Alfonso X el Sabio.

Por cierto, se interesó muchísimo por el pasado visigodo y por el valor simbólico, identitario y esencialista de nuestra Historia.

Vamos, como diría aquel: “No te digo que me lo mejores pero iguálamelo” 😉.

Por cierto…¡VIVA LA HISPANIDAD, COPÓN!

Deja un comentario